¡Para madres primerizas!

La experiencia de ser mamá

La experiencia de ser mamá, es sin duda una de las más maravillosas del mundo. Por ello intentaremos ayudarte con esta pequeña Guía básica para madres primerizas que seguro te será de gran utilidad.

Las madres primerizas, empiezan a cumplir su rol desde el mismo momento de la gestación. Los cuidados previos les ayudan a prepararse psicológicamente para el nuevo papel  a enfrentar. Y además, que le ayudan a estrechar los lazos de amor con su bebé.

Así que te invitamos a acompañarnos a descubrir un poco del maravilloso mundo de ser mamá, que te espera.

¿Qué hacer cuando las MADRES PRIMERIZAS se está iniciando?

Es normal que muchas dudas te asalten cuando vas a enfrentarte a una situación desconocida, que además es definitiva. Sobre todo que es una vida nueva que está en tus manos, por ello intentaremos en la medida de lo posible, poder resolver esas primeras dudas.

Antes del parto

Evidentemente durante la gestación deberás ocuparte de tu salud y la de tu bebé. Esto a través de chequeos médicos mensuales, para asegurarse de la buena salud de ambos. Recuerda, que todos estos seguimientos de salud, los puedes llevar registrados en nuestra App CARTILLA INFANTIL.

La hermosa ropita del recién nacido

Seguramente ya te habrás ocupado de adquirir un ajuar para tu bebé. Deberás elegir ropa cómoda y adaptada al clima de tu localidad para que realmente cumpla su función.

Recuerda que esta ropa aunque nueva, siempre ha estado expuesta a factores externos; así que deberás darle un proceso de lavado y guardarla herméticamente, posteriormente.

¿Qué artículos son de primera necesidad CUANDO LLEGUE EL MOMENTO?

Deberás preparar artículos tanto para ti, como para tu bebé. Muchas madres suelen olvidar que ellas también son protagonistas, por ello, con esta Guía básica para madres primerizas queremos recordarte, que tú eres muy importante también.

Piensa un poco en ti

Acuérdate de adquirir con antelación los artículos de uso sanitario femenino requeridos (post parto). Esto va desde las toallas clínicas, pasando por protectores de cama y los protectores de lactancia.

Los artículos para tu bebé

Los pañales es lo primero que salta a la mente cuando se habla de bebés, y no es un pensamiento erróneo, porque necesitarás al menos una docena de desechables en los primeros días.

Entre otros artículos de uso principal, encontrarás necesario tener toallas húmedas, crema para la irritación e hidratante, jabón neutro, suero fisiológico y un corta uñas especial para ellos.

Tener dispuesto un espacio es vital, donde tendrás todo lo necesario para asistir a tu bebé. Procura que tenga dimensiones apropiadas para que quepa todo, pero que  sea de fácil portabilidad, e igualmente que sea lavable o fácil de limpiar.

El esperado encuentro con el recién nacido

Apenas nace él bebe es posible que lo pongan en tus brazos para que lo coloques en tu pecho (piel con piel) y darle de mamar el calostro. ¿No habías escuchado esto? Por ello te dijimos que esta Guía básica para madres primerizas te sería de gran utilidad.

¿Qué es el Calostro?

Es un líquido seroso y amarillento que se segrega por las glándulas mamarias hasta el tercer o cuarto día después del parto. Es un Líquido alimenticio muy preciado para el bebé y sumamente beneficioso para ellos.

El calostro ofrece al recién nacido el mismo sabor que el líquido amniótico, lo que le ayuda en la adaptación a su nuevo estilo de vida fuera de su seguro útero. Esto lo ayudará a encontrarse en ambiente y con cierta sensación de seguridad durante la transición.

Además, es muy rico el valor proteico e inmunitario que posee. Así que lo valoran como “oro blanco” y hasta se lleva los honores de ser la primera vacuna de tú hijo, pues viene a ayudarles en la constitución de su sistema inmunitario, así como intestinal y respiratorio.

Así que si quieres aportar un gran beneficio a tú bebé, y no comulgas con la lactancia materna te sugerimos no privarle de este preciado bien que tu cuerpo le ha preparado por nueve  meses.

La apariencia de la piel del bebé

Notarás que tu bebé posiblemente este arrugado y tal vez cubierto de una sustancia blanquecina. Es natural esta apariencia, no te angusties, no pasa nada fuera de lo normal y rápidamente pasará ese efecto.

Esto ocurre en respuesta al ambiente en el que vivió durante su gestación, recuerda que estuvo inmerso en líquido amniótico mucho tiempo.

Observo estrabismo en mí bebé

Ten presente que los neonatos están aprendiendo a tener voluntad de movimiento y eso les costará un poco. Movilizar los músculos no es tarea sencilla y los músculos oculares forman parte del proceso.

Esto responde a la inmadurez de los propios músculos y a su dificultad para enfocar. Ten paciencia. Estate pendiente, no sea que requieras una opinión pediátrica.

Los cambios de pañales

Lo recomendable es que realices cambios de pañal con un periodo de 3 o 4 horas para mantenerlo cómodo. Asea la zona cada vez que requiera un cambio de pañal.

Encontrarás que las primeras heces fecales son oscuras y con aspecto negruzo. No te asustes; es el meconio que está expulsando. Es una sustancia compuesta de líquido amniótico, moco, bilis entre otros.

El cuidado con el cordón umbilical

Lo primero que debes saber, es que este se desprende solo. No debes arrancarlo, aun cuando esté a punto de desprenderse, sin lograrlo. Debes mantenerlo limpio y aireado (en nuestra App, en la sección consejos, te da pautas de cómo hacerlo y en qué casos pueden existir signos de alarma) .

Procura que el pañal no le agobie y así evitas que se contamine por las micciones o evacuaciones de tu bebé. Cuanto más seco y limpio, más pronto se desprenderá.

Límpialo con cuidado; habiéndote desinfectado las manos previamente. Toma una gasa estéril y con suavidad, limpia el contorno del cordón.

Muchos son los aspectos a descubrir cuando se trata de los cuidados de una nueva vida. Así que esperamos haberte sido de gran utilidad en este paso tan importante de tu vida. Si aún tienes dudas a pesar de esta Guía básica para madres primerizas, recuerda  que no estás sola, pide ayuda si la necesitas, la autosuficiencia no es para mamás.

Deja una respuesta