Cómo bañar a tu bebé

La higiene de tu bebé es un aspecto muy importante. Mantenerlo siempre limpio no solo contribuye a su comodidad, sino también a su salud. Al evitar que gérmenes y bacterias puedan acercarse a él, disminuyes el riesgo de que pueda sufrir infecciones o enfermedades.

En ese sentido, es muy importante saber cómo bañar a tu bebé correctamente para que esa práctica de limpieza sea efectiva y no le cause ningún tipo de incomodidad o molestias a tu peque. Recordemos que, esta actividad practicada de manera incorrecta, podría resultar contraproducente y acarrear problemas.

El primer baño

El primer baño del bebé debe ser realizado una vez que se le caiga el cordón umbilical, esto ocurre entre los 10 días y las 3 primeras semanas de nacido. Antes de que el cordón se le caiga solo pueden dársele baños de esponja y siempre teniendo mucho cuidado de no mojar el cordón.

Una vez que el cordón se le caiga y cicatrice por completo el ombligo,  se le pueden dar baños de inmersión.

Contrario a lo que la gente puede pensar, un bebé no necesita un baño todos los días, puesto que esto también podría contribuir a que la piel se le reseque. Con dos o tres veces por semana es más que suficiente.

Lo que sí es importante es mantener el área del pañal siempre limpia, y en cada cambio, de ser posible, lavarlo con una esponja.

Para bebés con un poco más de tiempo la frecuencia en el baño puede variar según quieran los padres o según el bebé lo necesite, teniendo en cuenta que, salvo el área del pañal o en caso de haber vomitado,  los bebés no suelen ensuciarse mucho.

¿Qué debo saber a la hora de bañar a mi bebé?

Hay ciertas cosas que son necesarias saber para que el momento del baño sea una actividad divertida tanto para los padres como para el bebé, y así lograr que esta práctica no se convierta en una pesadilla, sino todo lo contrario.

Temperatura del agua

Recuerda que la piel de los bebés es mucho más sensible que la de un adulto, por eso el agua nunca debe estar ni caliente ni fría, sino tibia. Entre unos 32 y 35 grados es la temperatura ideal para darle un baño. La manera de calcular la temperatura  del agua es introduciendo la parte interna de la muñeca o del codo en al agua; si no nos quema está a buena temperatura.

Jabón

Como mencionamos anteriormente, la piel de los bebés es sumamente más sensible, es por eso que no se puede aplicar en ellos cualquier jabón, y menos uno de adulto.

Lo ideal es contar con un jabón especialmente para bebé (jabón neutro) así nos aseguramos de que no le haga daño. Este tipo de jabones suelen tener una composición que no resulta tóxica para su piel y los ojos.

Bañera

El mejor lugar para bañar a tu bebé es en una bañera, siempre y cuando este esté completamente limpia. Lava el lugar donde bañes a tu bebé, antes y después de hacerlo.

 La cantidad de agua a usar puede variar, pero lo más recomendable es que uses una cantidad de agua en la que el bebé no se pueda hundir. Entre unos 5 y 10 centímetros está bien.

Consejos para bañar a tu bebé

Aunque los padres desarrollan la mejor manera para bañar a sus bebés, cuando se es primerizo y sin experiencia, nunca esta demás contar con unos buenos consejos que puedan ayudarte a hacerlo bien y sin peligros.

Ten todo a mano

Antes de meter a tu bebé en la bañera asegúrate de reunir y tener cerca todo lo que vas a necesitar: toalla, jabón, esponja, champú, cepillo o peine y su ropita. Tener todo a mano facilita el desenvolvimiento y evita que tengas que andar de acá para allá buscando las cosas.

Ten mucho cuidado

Una medida de seguridad para evitar que tu pequeño se resbale, es colocar una toalla en el fondo de la bañera. Esto aparte de hacer la bañera más suave y cómoda para el bebé, evita que se pueda resbalar.

Nunca sueltes al bebé ni lo dejes solo estando en la bañera, no existe razón posible para dejarlo solo en una bañera con agua.

De ser posible, pide ayuda a una segunda persona para que te asista y ayude a sostener al bebé mientras le das el baño.

Empieza por arriba

La mejor manera de bañar a tu bebé es empezando por la cabeza, pasando luego a la espalda y el cuerpo, luego las piernas y pies y por último los genitales. Esto ayuda a evitar que la esponja y el agua que le pasarás por la cara puedan estar sucias o con secreciones.

De igual forma, se recomienda, antes de meter al bebé al agua, limpiar la zona de pañal para asegurarse de no contaminar el agua.

Aplica baños cortos

Los baños en bebés no deben ser demasiado prolongados, alrededor de unos 5 a 8 minutos es tiempo suficiente para darle el baño a tu bebé. Esto evita que el pequeño pueda llegar a coger un resfriado.

Sécalo muy bien

Inmediatamente después de sacarlo de la tina o la bañera, debes proceder  a secarlo muy bien. De ser posible usa 2 toallas, una grande para el cuerpo y una más pequeña para la cabeza y la carita. Recuerda que tienen que ser toallas suaves.

Una vez lo hayas secado, asegurándote de secar todos los pliegues de su piel, su cuello y cabecita; debes pasar a vestirlo inmediatamente. Colocarle su ropita evitará que el peque pase frío.

Conclusión

Si sigues estos consejos y recomendaciones, los baños que le des a tu bebé serán todo un éxito. Luego podrás desarrollar tu propia manera y todo será más fácil.

Recuerda que debes tener siempre el mayor cuidado posible en todo momento, y no te preocupes si las primeras veces el pequeño llora, es una situación nueva para el igual que  para ti, ya os acostumbrareis.

Deja una respuesta